El líder del partido italiano Liga Norte (LN), Umberto Bossi, advirtió hoy de que el Gobierno que preside su socio Silvio Berlusconi y del que forma parte corre peligro por el plan de ajuste presupuestario de unos 43.000 millones de euros cuya aprobación está prevista para el jueves.

A su salida de la Cámara Baja en Roma, Bossi respondió con un rotundo "sí" a la pregunta de los periodistas sobre si el Ejecutivo corre peligro ante las diferencias manifiestas sobre las medidas que contiene el borrador del plan de austeridad propuesto por el ministro de Economía, Giulio Tremonti.

Estas declaraciones del principal socio de Gobierno de Berlusconi se produjeron instantes antes de que el propio Bossi se dirigiera hacia la residencia romana del primer ministro para asistir a una reunión, entre otros, con Tremonti, e intentar llegar así a un acuerdo sobre los recortes a acometer.

La incertidumbre dentro del Gobierno es tal que el titular de Interior, Roberto Maroni, no fue capaz de asegurar hoy que su partido vaya a apoyar el plan de ajuste el jueves en el Consejo de Ministros y aplazó una decisión de su partido, la Liga Norte, a después del encuentro con Berlusconi.

Mientras, Tremonti tuvo que hacer frente hoy a las preguntas de los periodistas sobre si se plantea dimitir ante la posibilidad de que no encuentren respaldo en sus compañeros de Gobierno las medidas de ajuste con las que pretende evitar a Italia una crisis como la griega.

"En el bolsillo solo tengo un plan de ajuste muy serio y responsable", dijo Tremonti, en declaraciones a los medios italianos a su llegada a la residencia de Berlusconi, ante la pregunta de si llevaba una carta de dimisión.

"Una maniobra muy seria y responsable, que será objeto de un debate muy serio y responsable y que será en el interés de Italia y los italianos", agregó.

Los principales puntos de disenso entre el ministro de Economía y la Liga Norte son dos: el hecho de que el plan contemple nuevos recortes para los Ayuntamientos -la Liga Norte exige que los alcaldes que ya han ahorrado puedan gastar- y la hipótesis de que se eleve la edad de jubilación.

Entre las exigencias de la Liga Norte para mantener su alianza con Berlusconi figura una reforma fiscal que está previsto que se apruebe también el próximo jueves y que, según la prensa, reduce a tres las clasificaciones impositivas en el IRPF sobre las rentas de los italianos y suprime el Impuesto Regional sobre las Actividades Productivas (IRAP) en 2014.

El diario económico "Il Sole 24 Ore" hablaba hoy también de un aumento de un punto porcentual en el IVA, una posibilidad que el ministro de Desarrollo Económico (Industria), Paolo Romani, negó que se contemple, al menos, dentro de las medidas a aprobar el jueves.