La corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) suscribió el martes un convenio con un grupo de instituciones financieras japonesas para recibir un crédito por 1.500 millones de dólares que podría pagarse con crudo.

El ministro de Energía y presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, anunció el martes que las autoridades de la corporación firmaron un convenio con el Banco Japonés para la Cooperación Internacional (JBIC por sus siglas en inglés) y ocho entidades financieras y dos casas comerciales de Japón, para recibir un crédito de 1.500 millones de dólares.

Ramírez dijo durante un acto en PDVSA, que transmitió la televisora estatal, que el préstamo tendrá un plazo de pago de 15 años, y que los desembolsos del crédito podrían hacerse "tanto en efectivo como en petróleo".

Los recursos del préstamo serán empleados para financiar los distintos proyectos que desarrollará PDVSA junto con otras empresas japonesas para impulsar el mejoramiento de las refinerías locales de El Palito y Puerto La Cruz, y promover el desarrollo de la capacidad de procesamiento del crudo venezolano, precisó el ministro.

El director regional para las Américas del JBIC, Toyoaki Fujita, resaltó la operación asegurando que es una muestra de la relación que han desarrollado Venezuela y Japón luego que PDVSA recibió en el 2007 un primer préstamo nipón por 3.500 millones de dólares.

Fujita dijo, a través de una traductora, que ambos países "continuarán fortaleciendo esta relación significativa y complementaria".

La petrolera venezolana está levantando fondos para financiar su plan de negocios del programa de Siembra Petrolera para el cual se han previsto inversiones por 70.000 millones de dólares.

PDVSA logró durante el 2010 ingresos por 94.929 millones de dólares y ganancias por 3.202 millones de dólares, que representaron una caída de 28% en comparación con el año anterior, según los cálculos definitivos que difundió el martes el ministro de Energía.

La estatal petrolera reportó en el 2009 beneficios por 4.394 millones de dólares, cifra que constituyó un declive de 53% respecto al 2008.

Las acreencias externas de la estatal petrolera alcanzaron al cierre del año pasado los 24.950 millones de dólares.

En los últimos años la corporación ha más que duplicado su deuda al llevarla de 7.000 millones de dólares en el 2000 a 24.950 millones de dólares.

Algunos analistas han cuestionado el acelerado crecimiento de la deuda de PDVSA en medio de un contexto de altos precios petroleros.

Ramírez ha desestimado las críticas asegurando que el incremento de la deuda de PDVSA ha sido proporcional al aumento de su patrimonio que es de 74.720 millones de dólares.

Venezuela es uno de los principales productores de crudo del mundo con una generación de unos 3 millones de barriles diarios, según cifras oficiales. Algunas agencias independientes sostienen que el país suramericano sólo produce 2,2 millones de barriles al día.