Los seis astronautas de la estación espacial recibieron órdenes de refugiarse el martes por la mañana al aproximarse un fragmento de basura espacial, pero no pasó nada malo y ellos se encuentran sanos y salvos.

Incluso un fragmento pequeño de basura espacial tiene el potencial de causar daños enormes.

Si se hubiera presentado una situación grave por un impacto de la basura espacial, los astronautas tenían la alternativa de desacoplar las dos cápsulas Soyuz y regresar a la Tierra.

El Control de la Misión les pidió a los integrantes de la tripulación de la Estación Espacial Internacional que abordaran las cápsulas Soyuz, pues el objeto no identificado pasaría más o menos a casi 284 metros, según las proyecciones calculadas.

La llamada para que la tripulación se refugiara en las Soyuz ocurrió a las 1130 GMT.

El Control de la Misión retiró la emergencia unos cuantos minutos después. Los dos astronautas estadounidenses, tres rusos y un japonés regresaron a la estación.