El ministro de Defensa argentino, Arturo Puricelli, afirmó hoy que el Reino Unido utiliza su fuerza militar para mantener como rehenes a los habitantes de las islas Malvinas, cuya soberanía reclama el país suramericano.

"Solo la fuerza sustenta que puedan mantener de rehenes a 2.000 malvinenses condenándolos al aislamiento y subordinándolos a estar a 14.000 kilómetros de su referencia de conducción política, que es Londres", dijo Puricelli en declaraciones a una radio local que el Gobierno argentino publicó en su sitio web.

Asimismo, Puricelli criticó las declaraciones del ministro de Defensa británico, Liam Fox, quien este lunes dijo que su país está dispuesto a utilizar la fuerza para defender sus derechos en las islas.

Según el ministro argentino, "lo único que desnudan los dichos" de Fox "es la falta de razón de Inglaterra, porque solo recurren a la fuerza y a la prepotencia".

"Nosotros no vamos a caer en la provocación de lo que significan las declaraciones del ministro inglés para tratar de sacarnos de nuestra posición, que es seguir reclamando ante el derecho internacional", agregó.

El rechazo del ministro argentino ante las declaraciones de Fox se suma al expresado este lunes por la Cancillería argentina, que en un comunicado aseguró que el Reino Unido sigue "demostrando su desprecio por el derecho internacional".

Fox había dicho este lunes que "los políticos al otro lado del mundo pueden protestar todo lo que quieran, pero no cambiarán" la "resolución política" británica "de retener la independencia y la soberanía de las islas Malvinas, de ir en su defensa y mantener la disuasión lo mejor que se pueda".

El ministro británico respondió de este modo al ser consultado en una rueda de prensa sobre recientes expresiones de la presidenta argentina, Cristina Fernández, quien aseguró que "el Reino Unido sigue siendo una burda potencia colonial en decadencia en pleno siglo XXI".

La mandataria tachó además de "arrogantes" las declaraciones del primer ministro británico, David Cameron, quien sostuvo que mientras las islas "quieran ser territorio soberano británico, deben seguir siendo territorio soberano británico y punto, final de la historia".

En una nueva vuelta a la escalada de declaraciones cruzadas sobre la soberanía del archipiélago por el que ambos países fueron a la guerra en 1982, Fox advirtió que ya hay aviones de combate británicos estacionados en las islas.

"Tenemos un mensaje muy claro: que tenemos tanto el poder naval, si es necesario, y sin duda la intención de asegurar que las Islas Malvinas se mantengan libres y su gente pueda disfrutar de la libertad por la que tanto luchó hace 30 años", dijo el ministro de Defensa británico.

Ante estas expresiones, Puricelli consideró hoy: "Cuando uno no tiene razones fundadas en el derecho, en la historia y en la geografía la única razón que le queda por esgrimir la titularidad en las Islas Malvinas es la razón de la fuerza".

"Cada vez le va a resultar más difícil al Reino Unido mantener este enclave de ultramar que no reconoce ningún antecedente. Tiene condenados a 2.000 isleños por capricho, tozudez y motivos estratégicos", aseguró Puricelli, quien reiteró que Argentina no abandonará su reclamo de soberanía por la vía diplomática.