Venezuela espera una vez más mostrar su progreso en esta Copa América, aunque para ello necesita superar la primera ronda ante tres equipos a los que nunca le ganó en este torneo.

En el certamen del 1 al 24 de julio en Argentina, Venezuela integra el Grupo B junto con Brasil, Ecuador y Paraguay. Los dos primeros de cada grupo y los dos mejores terceros avanzan a los cuartos de final.

"Las experiencias pasadas no nos perturban, es historia antigua", dijo a la AP Rafael Esquivel, presidente de la Federación Venezolana de Fútbol. "Y todos, la federación, el equipo técnico, los jugadores, estamos trabajando duro para seguir mostrando que hace tiempo dejamos de ser la Cenicienta" del fútbol sudamericano.

"Nuestras aspiraciones (son) hacer un gran papel en la Copa América, además del inicio de las eliminatorias al Mundial Brasil 2014", agregó.

Desde que comenzó a participar en el torneo en 1967, Venezuela solía irse a casa primero que nadie y con una ingente carga de goles en contra a cuestas. Su historial ante sus rivales de grupo le quitaría el sueño a cualquiera.

Ante Brasil, los venezolanos suman cinco derrotas con un gol a favor y 25 en contra. Frente a Paraguay, acumulan cuatro derrotas con cuatro tantos a favor y 16 en contra, mientras que frente a Ecuador sufrieron dos reveses con un gol a favor y 10 en contra.

Esa pobre historia tuvo su matiz en la pasada edición del torneo. Como dueña de casa, la "Vinotinto" terminó en el quinto puesto, un logro inédito para el fútbol venezolano.

En esa ocasión conquistó su segundo triunfo en la historia del torneo, por 2-0 ante Perú en San Cristóbal. La victoria anterior se remontaba al certamen de Uruguay 1967, cuando batió 3-0 a Bolivia.

Además de esas dos victorias, Venezuela acumula nueve empates y 38 derrotas en 49 encuentros. Suma 34 goles a favor y 155 en contra.

Pese al panorama desfavorable, el técnico César Farías advierte que sus rivales cometerán una grave equivocación si creen que vencer a Venezuela será un mero te.

"El futbolista venezolano ya no es aquel que tenía un nivel más bien de aficionado", acotó. "Ahora son verdaderos profesionales que han avanzado mucho física, tácticamente, y son capaces de ajustarse a las exigencias de este tipo de partidos".

Venezuela ya no es aquel equipo candoroso que se dejaba encandilar por la calidad individual de sus rivales y antes de salir a la cancha ya tenía pegado en la frente el rótulo de perdedor.

En el último decenio, el torneo local ha mejorado notablemente su organización y la participación en certámenes regionales sirvió de vitrina para que cada vez más venezolanos se proyecten al exterior.

Uno de ellos es José Salomón Rondón, delantero del Málaga de España, quien el 1 de mayo rompió la marca de goles de un venezolano en la primera división española con 13 dianas, y de paso anotó el tanto número 1.000 del club andaluz. Luego de ayudar al Málaga a salvarse del descenso, Rondón terminó la liga décimo en la tabla de cañoneros, con 14 dianas.

También se destacan los mediocampistas Juan Arango (Borussia Moenchengldbach), Tomás Rincón (Hamburgo) y Luis Manuel Seijas (Independiente Santa Fe), además de los artilleros Yohandry Orozco del Wolfsburgo y Nicolás "Miku" Fedor del Getafe.