A la hora de buscar a las máximas estrellas de la Copa América, no hace falta bajar de la mitad de la cancha: las selecciones que aspiran al título llegan todas encolumnadas detrás de atacantes de fama mundial.

Cuando termine el torneo, ya se verá quién completa el once ideal. Pero en la previa, las expectativas están en una lista nutrida de delanteros y volantes que, así como aparecen entre las estrellas de la Copa, también pueden pelear un puesto entre los mejores del mundo.

El rey indiscutido es el argentino Lionel Messi, que en esta temporada — junto con Cristiano Ronaldo — hizo recordar la época del fútbol en blanco y negro, de camisetas con cuello y botones: cuando, para ser goleador, había que promediar un tanto por partido.

La "Pulga" del Barcelona llega a la Copa tras haberse consagrado en la liga española y la Liga de Campeones con 53 goles en 55 partidos.

La camiseta argentina ha sido para Messi lo que la criptonita para Superman, pero su desempeño en amistosos desde el decepcionante Mundial de Sudáfrica — incluido un golazo para vencer a Brasil en noviembre en Qatar — hace soñar con que finalmente salde esa deuda pendiente. No será fácil: el único resultado aceptable, para él y la Albiceleste, es la coronación.

Los jugadores del Milan, campeones de Italia, encabezan al Brasil de Mano Menezes. Robinho estará en el centro del ataque, Alexandre Pato está recuperado de una lesión en un hombro y también debe aportar en la delantera, mientras que Thiago Silva ocupa la defensa.

Además, Menezes apuesta a Neymar, la joya del Santos y llamado a ser el heredero del ataque de la "Verdeamarela".

Un dato atípico es que Brasil llega al torneo con más figuras consolidadas en la zaga que en la delantera: además de Silva, están Dani Alves y Adriano (Barcelona), Maicon y Lucio (Inter), David Luiz (Chelsea) y hasta Luisao (Benfica).

Después de Argentina y Brasil, que jugaron las últimas dos finales de la Copa, los que buscan aguarles la fiesta — Chile, Paraguay, Uruguay, Colombia y Ecuador — también cuentan con grandes protagonistas del fútbol europeo.

Los uruguayos tienen un temible tridente ofensivo de delanteros que han triunfado en las tres principales ligas europeas. Edinson Cavani hizo este año goles de todos los colores con el Napoli y Luis Suárez llegó en enero a sacudir al Liverpool de su modorra. La duda es si Diego Forlán, el mejor jugador en Sudáfrica 2010, puede despegarse de una temporada gris en el Atlético de Madrid.

Chile mira a Alexis Sánchez como su principal estandarte. El "Niño Maravilla" brilló esta temporada en un Udinese que regaló un fútbol vistoso y una sorpresiva clasificación a la Liga de Campeones.

Colombia quiere que el ariete Radamel Falcao entregue tantos goles como en el Porto, con el que rompió el récord de dianas en la Liga Europa y ganó ese trofeo y dos más: la liga y la Copa de Portugal. Habrá que ver si el ex River Plate, definidor en los tramos finales, se ajusta a la apuesta del técnico Hernán Darío Gómez de volver al juego noventero de toque en la media cancha.

En el Paraguay de Gerardo Martino, el jugador de más relieve es el delantero argentino nacionalizado Lucas Barrios, que llega de marcar 16 goles para el campeón alemán Borussia Dortmund.

Ecuador, por su parte, se ufana del debut de un connacional en la final de la Liga de Campeones, gracias al veloz y potente volante del Manchester United Antonio Valencia, que dejó una feroz fractura en el olvido con una segunda mitad de temporada de alto nivel. Su rendimiento fue tal que logró robarle la titularidad al portugués Nani, la figura del United en el semestre anterior.