La cuarta presentación de Costa Rica en la Copa América estará lejos de lo que cualquier técnico habría deseado, pues sin la posibilidad de llevar a su plantel estelar, Ricardo La Volpe tendrá que arreglárselas con una selección sub23 reforzada con cinco mayores para enfrentar a pesos pesados como Argentina.

Los ticos debutaron en el torneo en 1997. Luego asistieron a las ediciones 2001 y 2004 logrando avanzar a cuartos de final, aunque de ahí no pasaron a pesar de contar con todas sus estrellas, entre esos los goleadores del momento Paulo César Wanchope y Rolando Fonseca.

Invitados de última hora tras la baja de Japón, Costa Rica acudirá en julio al torneo sudamericano con un equipo de jóvenes talentos, pero sin mucha experiencia internacional, que debe ser la base para las eliminatorias para el Mundial de 2014.

La Volpe apuesta a futuro con jugadores que apenas superan los 20 años como el delantero Josué Martínez, los volantes David Guzmán y Diego Madrigal y los defensas José Mena y Oscar Duarte.

Costa Rica no contará con su figura, el arquero Esteban Alvarado, quien se retiró del plantel y está en Holanda tras ser acusado de agresión por su ex pareja. Su reemplazo es Leonel Moreira.

El presidente de la federación tica Eduardo Li rechazó que Costa Rica minimice su participación. "No sólo vamos a ir a participar, queremos hacer un buen papel y para eso se trabajará con lo mejor que se tenga a mano, queremos cumplir un papel decoroso", expresó.

Como si fuera poco, Costa Rica tendrá que verse las caras en el Grupo A con el anfitrión Argentina. Colombia y Bolivia completan el sector.