La directora del Ballet Nacional de Cuba (BNC), Alicia Alonso, manifestó hoy "orgullo" y "emoción" por la favorable acogida del público y la crítica recibida por la compañía durante su reciente gira por Estados Unidos, pese a que ella regresó antes de concluirla a causa de una fuerte gripe.

Alonso declaró hoy en rueda de prensa que las 22 funciones ofrecidas por el BNC en Washington, Nueva York y California desde finales de mayo hasta el pasado domingo 26 fueron "emocionantes" y avanzó que la compañía tiene "ofertas" para volver a bailar en Estados Unidos, aunque no dio más detalles.

Resaltó especialmente la impresión que causó "el clasicismo" que caracteriza al elenco de danza cubana.

"Nos dijeron que los cubanos vienen a enseñar el clasicismo, lo que aquí ya no se baila, no hay compañías que lo tengan. Eso a mi me encantó", subrayó.

La bailarina y coreógrafa de 90 años, acostumbrada a encabezar la compañía en cada una de sus giras artísticas, explicó que contrajo un catarro y "me quitó la fuerza, me sentí muy debilitada, hacía años que no tenía fiebre. Me tumbó".

Relató que un médico estadounidense le recomendó "descansar urgentemente" y decidió regresar a Cuba "confiada" en dejar en manos de su equipo la responsabilidad de cumplir con los compromisos.

"Ya estoy bien, aquí me cogieron (los médicos) y me viraron al revés", afirmó la artista, al tiempo que se declaró "muy optimista" y recalcó que "cuando se trata del BNC, soy muy exigente".

Y "al tener que venir para acá me di cuenta lo entregada que estoy al BNC", añadió.

Alonso también recordó que hoy se cumplen 170 años del estreno del ballet "Giselle", considerado el personaje emblemático de su carrera y resaltó que todas las primeras figuras de la compañía lo han interpretado siguiendo "la forma, la técnica y el estilo" y bailando "tremenda obra de arte".

Sus colaboradores aprovecharon para anunciar las próximas presentaciones del BNC en Brasil, de 17 al 31 de julio, y en la gala-homenaje que dedicará a Alicia Alonso, el 2 de agosto, el Teatro Bolshoi, de Moscú, por "su significación en la historia del ballet internacional".

En septiembre repetirán su habitual visita a España y durante más de dos meses recorrerán escenarios de Madrid, Barcelona, Cataluña, Galicia, el País Vasco y Asturias.