El Servicio Nacional de Parques de Estados Unidos presentó hoy dos nuevos bocetos del memorial que conmemorará a las víctimas de los atentados perpetrados por Al Qaeda el 11 de septiembre de 2001 y que murieron en el avión que se estrelló en Shanksville, en el estado de Pensilvania.

Firmados por el despacho de arquitectos Paul Murdoch, uno de los bocetos incluye el emplazamiento donde se colocarían los nombres de los 40 pasajeros y miembros de la tripulación del vuelo 93 de United Airlines, uno de los cuatro aviones secuestrados por terroristas.

El otro diseño ofrecen detalles sobre la entrada del memorial al que podrán ir los visitantes y familiares a rendir tributo a las víctimas, monumento para el que ya se han recaudado casi 50 millones de dólares entre fondos públicos y privados.

El vuelo 93 se estrelló el 11 de septiembre en Shanksville después de que sus propios pasajeros, alertados por lo sucedido en los otros aviones secuestrados, tratasen de reducir a los tres terroristas que se habían hecho con los controles del Boeing 757.

La primera fase del memorial ya empezó a construirse a las afueras de Shanksville y se espera que esté lista para el próximo 10 de septiembre, un día antes del décimo aniversario de los atentados.

En los bocetos se pueden ver dos paredes de mármol blanco como puerta de acceso al memorial desde donde se podrá divisar la zona donde se estrelló el avión de United, aunque sólo los familiares tendrán acceso directo al lugar exacto del siniestro.

Mientras concluyen las obras se puede visitar un monumento conmemorativo temporal situado en la cima de una colina, con vistas al lugar del accidente, levantado por funcionarios y voluntarios de la zona meses después de los atentados, indicó esa agencia estadounidense.

El monumento temporal está dominado por una gran cruz hecha con acero de las Torres Gemelas de Nueva York y los voluntarios que gestionan la entrada al lugar calculan que desde su apertura han recibido más de 1,4 millones de visitas, según la cadena de televisión local NY1.

La investigación oficial sobre los atentados concluyó que el avión de United que se estrelló el 11 de septiembre de 2001 en Pensilvania se dirigía hacia el edificio del Congreso o a la Casa Blanca, en Washington.