El mediocampista de la selección polaca Lukasz Piszczek y diez jugadores más recibieron condenas a libertad condicional y multas el lunes por participar en el arreglo de un partido de primera división en la temporada 2005-2006.

Piszczek recibió una condena a un año de prisión, que estará en suspenso durante tres años, y una multa de 100.000 zlotys (33.000 dólares) por participar en el soborno de jugadores del Cracovia para que su equipo de entonces, Zaglebie Lubin, clasificara a la Copa UEFA.

Piszczek jugó 18 partidos con la selección polaca y ahora milita en el campeón alemán Borussia Dortmund.

Los otros jugadores condenados y un intermediario recibieron condenas en suspenso de entre uno y dos años.

Los fiscales polacos han procesado a más de 300 personas desde 2005 en una amplia investigación sobre la corrupción en el fútbol.