Para los aficionados a la televisión británica en Estados Unidos, que no son pocos, encontrar los de su gusto solía significar una búsqueda ardua de DVD. Pero en el reino digital, la división entre los mundos televisivos estadounidense y británico se disuelven rápidamente.

Gracias a Netflix y Hulu, la televisión internacional es más accesible que nunca.

La televisión ofrece muchos canales de cable extranjeros. Pero en los vastos depósitos digitales de Hulu y Netflix, los programas no están clasificados por país de origen. Se los descubre por medio de recomendaciones de amigos, redes sociales o las máquinas publicitarias de los propios programas.

Las redes estadounidenses siempre han buscado programas del otro lado del Atlántico para copiar, como "Who Wants to Be a Millionaire?" o intentado remakes como "The Office". BBC America y la emisora pública PBS transmiten programas prestigiosos como "Prime Suspect" y "Poirot".

Con frecuencia, estos programas exitosos devuelven a los espectadores a Netflix en busca de otros dramas de época realizados con la conocida calidad británica.

Hulu, propiedad de las compañías matrices de ABC, NBC y Fox, tendrá próximamente tres series británicas no vistas hasta ahora en Estados Unidos.

"Misfits", una comedia sobre adolescentes condenados a realizar servicios comunitarios y convertidos en superhéroes por una tormenta eléctrica tuvo su estreno en Hulu la semana pasada. La serie para internet "The Booth at the End", un thriller moralista sobre un hombre que cumple los deseos pero no gratuitamente, se estrenará el 11 de julio. "Whites", una comedia de la BBC protagonizada por un chef de hotel, debutará el 20 de julio.

Hay una conexión natural entre la audiencia estadounidense y la programación británica debido al idioma común, pero la audiencia global va mucho más allá. El animé japonés y los dramas coreanos también florecen en Hulu, dijo Andy Forssell, vicepresidente a cargo de adquisiciones y distribución del servicio.

"El Reino Unido es una barrera particularmente baja dados el lenguaje común y la superposición de culturas", añadió. "Pero va a suceder en muchos lugares que uno no espera. El contenido extranjero, si se encuentra algo que apasiona a una audiencia, sea pequeña, mediana o grande, siempre encuentra la manera de abrirse paso en el mundo de hoy".