El actor Jim Carrey declaró hoy su pasión por la sensualidad de la mujer brasileña y manifestó su deseo de adentrarse en la espesura de la Amazonía para ser cazado en la selva al presentar su última película en Río de Janeiro.

"Estoy fascinado con la diversidad de la naturaleza brasileña. Quiero visitar el Amazonas y ser cazado en la jungla", dijo el actor en una rueda de prensa.

Carrey presentó hoy la cinta "Los pingüinos del Sr. Popper" (Mr. Popper's Penguins), estrenada en Estados Unidos el pasado 17 de julio y basada en el libro infantil del mismo título publicado en 1938 por Richard y Florence Atwater.

El actor, de visita por Brasil para promocionar el largometraje, se mostró entusiasmado con la posibilidad de rodar algún día en el país y señaló que desea aventurarse por la selva en compañía de su amigo, el actor brasileño Rodrigo Santoro.

Carrey causó este domingo un gran revuelo al visitar la escultura del Cristo Redentor y agregó que tiene previsto pasear por el turístico barrio de Ipanema y el Pan de Azúcar, uno de los lugares más fotografiados de la ciudad.

Dirigida por el estadounidense Mark Waters, la película narra la ajetreada vida empresarial de Tom Popper (Jim Carrey) hasta la llegada de seis pingüinos procedentes de la Antártida que su difunto padre le deja como legado después de su fallecimiento.

"Durante el rodaje tenía sardinas por todo el cuerpo para atraer a los pingüinos, incluso en los bolsillos y en los zapatos", dijo el artista.

Con el fin de mimar a las aves, Popper descuida su trabajo como agente inmobiliario y llena de nieve su lujoso apartamento del centro de Nueva York para reconstruir el hábitat natural de los animales.

"La grabación fue divertida, pero los pingüinos me picaron por todas partes porque no entienden la diferencia entre un pie y una sardina", apuntó Carrey en un tono humorístico.