El británico Lewis Hamilton, piloto de McLaren, asegura en su cuenta de twitter que ni él ni su equipo se rinden, sólo un día después de dar por perdido el título de Fórmula uno tras clasificarse cuarto en el Gran Premio de Valencia y quedar a 89 puntos del alemán Sebastian Vettel.

"Esto se ha acabado. En términos de título, está sentenciado en favor de Vettel", declaró Hamilton tras la carrera, pero hoy mismo corrige: "mi equipo nunca se rendirá y yo tampoco".

Con respecto al Gran Premio de Silverstone, el 10 de julio próximo, descartó la posibilidad de conseguir la victoria. "No disfruto con la proximidad de la carrera porque el ansia de victoria es todavía mayor, por ser en mi país. Pero no somos lo bastante rápidos para ganar allí".

Con respecto a la prohibición de los difusores soplados en Silverstone, Hamilton, que fue sexto el año pasado, se declaró "un poco nervioso" por los efectos que pueda tener la modificación, aunque de mostró pesimista.

"Veremos cuáles son los efectos de la prohibición", comentó, "pero yo creo que nosotros vamos a salir más perjudicados que los dos equipos que están delante (Red Bull y Ferrari). Creo que para nosotros será incluso peor".

Sus expectativas para Silverstone son muy simples. "No tengo grandes esperanzas. Espero que podamos acabar por delante de uno de los dos Ferraris, y eso sería positivo", dijo.