Policías antimotines lanzaron gases lacrimógenos el martes para contener a grupos de jóvenes que arrojaban piedras cerca del ministerio de Finanzas griego, para tratar de calmar la ira desatada por una huelga general mientras el Parlamento debatía nuevas medidas para la reducir de costos.

Las más recientes medidas de autoridad deben ser aprobadas en dos votaciones parlamentarias el miércoles y jueves para que Grecia reciba fondos de rescate de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional que le ayudarán a no ser la primera nación de la eurozona en mora.

Los choques con la Policía se produjeron al principio de una huelga general de dos días convocada por sindicatos indignados de que el nuevo programa de austeridad del gobierno por 28.000 millones de euros (40.000 millones de dólares) imponga impuestos a quienes ganan el salario mínimo y a otros contribuyentes de escasos ingresos.

Las medidas se agregan a otros cortes de gastos y aumentos de impuestos que han elevado la tasa de desempleo por encima del 16%.

Jóvenes encapuchados usaron martillos para romper el pavimento y hacerse de piedras para arrojarlas contra la Policía. También incendiaron recipientes de basura en el centro de Atenas mientras la Policía los perseguía y les arrojaba gases.

Poco antes, unas 20.000 personas habían marchado pacíficamente en dos manifestaciones separadas y otras 7.000 protestaron en la ciudad de Tesalónica sin incidentes.

En la huelga participó una gran variedad de trabajadores, desde médicos hasta actores.

Cientos de vuelos fueron cancelados o reprogramados después que los controladores aéreos hicieron un paro de cuatro horas por la mañana y amenazaban otro por la tarde. Las huelgas de trabajadores del transporte público semiparalizaron el tránsito en la capital, mientras otros manifestantes bloqueaban el puerto del Pireo.

"La situación por la que atraviesan los trabajadores es trágica y estamos cerca de los niveles de pobreza", se lamentó Spyros Linardopoulos, un manifestante sindical en el bloqueo al Pireo. "El gobierno ha declarado la guerra y a esta guerra debemos responderle de la misma manera".

Los legisladores empezaron a debatir el lunes las nuevas medidas de austeridad y seguían el debate el martes. El paquete de rescate y una ley adicional de implementación deben ser aprobadas para que la UE y el FMI entreguen la próxima cuota del préstamo de rescate a Grecia por 110.000 millones de euros (156.000 millones de dólares).

Sin esa cuota de 12.000 millones de euros (17.000 millones de dólares), Grecia enfrenta la perspectiva de incurrir en suspensión de pagos el mes próximo, un acontecimiento potencialmente desastroso.

___

El periodista de The Associated Press Demetris Nellas en Atenas contribuyó a este despacho.