Un tribunal de Argentina identificó los restos de seis desaparecidos durante la última dictadura militar (1976-1983) y ordenó su restitución a los familiares de las víctimas, informaron hoy fuentes judiciales.

Los restos óseos de cuatro de estas personas fueron recuperados del cementerio municipal de General San Martín, a las afueras de Buenos Aires.

Una de las personas identificadas es Marta Angélica Taboada de Dillon, quien fue secuestrada el 28 de octubre de 1976 en la localidad bonaerense de Moreno.

Abogada y militante política, al momento de su secuestro tenía 35 años de edad y distintos testigos acreditaron su paso por los centros clandestinos de detención de "Proto Banco" y "Vesubio".

Otro de los identificados es Juan Carlos Mora, secuestrado el 1 de diciembre de 1976 en la ciudad bonaerense de La Plata junto con su esposa Silvia Amanda González, quien que estaba embarazada y cuyos restos ya habían sido identificados.

Mora tenia 20 años al momento de ser secuestrado y fue visto en una comisaría de La Plata y en el centro clandestino conocido como "Pozo de Arana".

Los restos de las otras dos personas exhumados del cementerio de San Martín corresponden a Guillermo Ramón Sobral y Marcelo Eduardo Pag.

Según informó hoy el Centro de Información Judicial, estas cuatro personas fueron halladas muertas en los primeros días de febrero de 1977 en distintos sitios de la periferia de Buenos Aires.

Los restos de las otras dos personas identificadas fueron exhumadas en 1983 del cementerio municipal de Moreno y se encontraban en el laboratorio del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) desde 1999.

Se trata de Víctor Hugo González, un obrero de 27 años nacido en la central provincia de Córdoba, y Ruperto Méndez, de 32 años, nacido en la provincia de Entre Ríos.

Ambos participaban el 29 de marzo de 1976 de una reunión de militantes políticos en la localidad bonaerense de La Reja, donde se produjo un enfrentamiento en el cual murieron varias personas y otras fueron secuestradas.

Todas estas identificaciones son fruto de las actuaciones lideradas por el juez Horacio Cattani, encargado de las investigaciones relacionadas con la búsqueda de la verdad y destino final de las personas desaparecidas durante el último régimen militar.

Hasta el momento, esta tarea ha permitido identificar los restos de 205 personas, de los cuales 176 han sido restituidos a sus familiares.