La empresa TEPCO, operadora de la central nuclear de Fukushima Daiichi, puso hoy en marcha un sistema para reciclar el agua altamente radiactiva que inunda la central y reutilizarla para enfriar los reactores.

Tras varios días de pruebas contrarreloj los operarios reactivaron hoy ese sistema, que había quedado paralizado por problemas técnicos hace diez días, apenas cinco horas después de su puesta en marcha.

Un portavoz de TEPCO aseguró que el correcto funcionamiento del dispositivo para tratar el líquido es "un paso para solucionar la gran asignatura pendiente", es decir, la acumulación de más de 110.000 toneladas de agua muy contaminada en la central nuclear.

"Una vez se estabilice el sistema y podamos solucionar el problema del agua contaminada, podremos aumentar la cantidad que inyectamos a los reactores para poder enfriarlos aún más", añadió.

En los últimos días los técnicos habían reducido el flujo para enfriar los maltrechos reactores 1, 2 y 3 a fin de evitar que se acumulara aún más líquido radiactivo en la central, ya que se teme que éste se filtre al exterior, ayudado por las fuertes lluvias de esta estación.

En su proceso de descontaminación, el agua recorre un total de cuatro kilómetros hasta un depósito, pasando por el dispositivo de limpieza, que cuenta con tecnología de la empresa estadounidense Kurion y la francesa Areva.

De resultar estable, el sistema permitirá que 13 de los 16 metros cúbicos de agua que se vierten por hora a los tres reactores sean "reciclados", es decir, que provengan del líquido contaminado que anega la central y puedan ser reutilizados.

Una vez se confirme su correcto funcionamiento, el sistema resultará un avance crucial para restablecer la refrigeración de los reactores y llevarlos al estado de parada fría para enero de 2012, tal y como planea TEPCO.