El ministro británico de Exteriores, William Hague, expresó hoy su satisfacción por la decisión de la Corte Penal Internacional (CPI) de ordenar la detención del líder libio, Muamar el Gadafi, y de dos de sus familiares.

La orden de detención va dirigida contra el coronel Gadafi, su segundo hijo, Saif al Islam, y su cuñado Abdulá al Senusi, que está al frente de la inteligencia militar del régimen.

"Doy la bienvenida a la decisión de los jueces de la CPI de emitir órdenes de detención contra el coronel Muamar el Gadafi, Saif al Islam al Gadafi y Abdulá al Senusi", señaló Hague en un comunicado.

"Esos individuos están acusados de crímenes contra la humanidad y deberían ser juzgados por un tribunal penal. El Reino Unido deberá apoyar firmemente la CPI y hace un llamamiento al Gobierno libio para que coopere plenamente con la investigación de la corte", agrega la nota.

"Esas órdenes de detención demuestran por qué Gadafi ha perdido toda legitimidad y por qué debe abandonar inmediatamente el poder. Sus fuerzas siguen atacando sin misericordia a los libios, y eso tiene que acabar", señala también Hague.

El titular del Foreign Office insta a los representantes del régimen a volverle la espalda a Gadafi y elogia "las valientes acciones de quienes se han enfrentado al régimen" así como la negativa de algunos a actuar "contra su propio pueblo o cometer atrocidades".