El estadio "Monumental" del River Plate quedó clausurado al menos por 24 horas dentro de un proceso por daños y lesiones cometidos durante los violentos disturbios del domingo, cuando el club cayó a la Segunda División del futbol argentino, informaron hoy fuentes judiciales.

La clausura fue dispuesta para hacer pericias dentro de una causa en la que además se investiga si la dirección del club autorizó el ingreso al estadio de más espectadores de los permitidos, indicaron.

Por los incidentes, que estallaron luego de que el River Plate descendiera al igualar a uno con el Belgrano de Córdoba, hubo 50 detenidos y 68 heridos, entre ellos 25 policias, señalaron a su vez portavoces policiales.

Señalaron que los vándalos incendiaron dos automóviles, dañaron quince vehículos de la Policía Federal y causaron grandes destrozos en comercios de los alrededores del estadio del River Plate, situado en el barrio de Núñez, en la zona noreste de Buenos Aires.

Todos los heridos han sido dados de alta a excepción de un policía que permanece grave en un sanatorio de la fuerza de seguridad, apuntaron las fuentes.

La clausura del estadio fue ordenada el domingo por la noche por el fiscal penal de Buenos Aires Gustavo Galante, quien instruye una causa por daños y lesiones en riña contra particulares.

El fiscal abrió además una investigación para determinar si la directiva del River Plate permitió que ingresaran al estadio "Monumental" unos 53.000 aficionados, frente a los 45.000 autorizados.

El estadio del River Plate ha sido designado como escenario de la final de la Copa América, que se disputará entre el viernes y el 24 de julio próximo, por lo que si la justicia decidiera prolongar la clausura hasta más allá de esa fecha la Confederación Suramericana de Fútbol (Comnebol) deberá elegir otro estadio para la final del torneo.