El año que transcurre ha sido turbulento para el cantautor country Billy Ray Cyrus.

Estuvo al borde del divorcio, soportó la insaciable curiosidad del público por la conducta de su hija Miley y las consiguientes dudas sobre sus dotes de padre y vivió el fin de "Hannah Montana", el fenómeno Disney que cambió para siempre la vida de la familia Cyrus.

Pero Cyrus ahora sólo piensa en su nuevo álbum, dedicado a las fuerzas armadas de su país. "I'm American" (Soy estadounidense), que será lanzado el martes, incluye siete canciones nuevas y una remake de "Some Gave All", la canción que dio el título a su primer álbum y ganó varios discos de platino. En este álbum producido por Buddy Cannon, la remake incluye apariciones de Jamey Johnson, Craig Morgan y Darryl Worley.

"Estos tres no sólo son veteranos, sino que cantan con sus voces y el poder y el realismo que dan a la canción. Para mí, escucharlos cantar fue una experiencia sobrecogedora", dijo Cyrus.

Cyrus brinda conciertos a los soldados en ultramar, visita hospitales militares y dice la idea del álbum nació durante un viaje a una zona de combate.

"Fue durante una actuación en Afganistán que explotaron unas bombas, y un soldado joven se paró y dijo, 'Siga, señor Cyrus. Estamos acostumbrados''', dijo Cyrus. "En ese momento supe que iba a regresar y grabar 'Some Gave All' e iniciar un nuevo álbum basado en el concepto de sacarme el sombrero y saludar a nuestros soldados".