Los bancos franceses están dispuestos a asistir a Grecia y aceptaron conceder una refinanciación importante a los títulos de deuda de ese país, anunció el lunes el presidente Nicolas Sarkozy.

La medida podría alentar la participación de otras instituciones crediticias privadas dentro de las acciones europeas para impedir que Grecia se declare en insolvencia debido a las dificultades financieras por las que atraviesa.

Sarkozy dijo que, de acuerdo con el plan, los bancos reinvertirán sus títulos de deuda griega en nuevos bonos convertibles a 30 años.

Con la medida, Grecia recibirá un financiamiento valioso que le permitirá administrar su enorme deuda soberana y le dará tiempo para que emprenda cambios en su economía.

Los bancos franceses figuran entre los principales tenedores de deuda soberana griega — con unos 15.000 millones de euros (21.000 millones de dólares)_, pero el sector financiero alemán también está muy expuesto con 22.700 millones de euros.

Sarkozy exhortó al resto de interesados a que sigan el ejemplo del plan francés, el cual fue presentado el lunes durante una reunión internacional en Roma, donde bancos e instituciones financieras examinaban las posibles acciones del sector financiero privado para salvar a Grecia de la insolvencia.