Cinco personas aún no aparecen tras un fuerte choque contra un tren de Amtrak que causó seis muertes en el desierto de Nevada, pero los investigadores siguen buscando cadáveres entre los escombros del accidente, dijeron las autoridades.

Amtrak redujo el domingo el número de pasajeros que siguen sin aparecer, un día después de que las autoridades estatales indicaran que no logran localizar a 28 de los más de 200 pasajeros que se cree viajaban en el tren al momento del choque del viernes. La compañía ferroviaria agregó que 14 de sus empleados se hallaban a bordo del California Zephyr proveniente de la ciudad de Chicago.

Por su parte, Chuck Allen, integrante de la Policía de Caminos de Nevada, indicó que funcionarios del forense del Condado de Churchill escudriñaron entre los escombros de los vagones del tren calcinados por el fuego. El funcionario indicó que se solicitó la ayuda de por lo menos un antropólogo forense en el lugar del accidente.

"Creo que hacía tanto calor que quieren asegurarse que no les faltó nada. Tratan de saber si hay más cadáveres y en caso de que los haya, cuántos más", agregó.

Los investigadores dijeron que por el momento no han encontrado otras víctimas pero siguen buscando pistas del motivo que pudo haber tenido el conductor del camión para no respetar el cruce con el tren.

Por otro lado, las autoridades estatales indicaron que la empresa transportista de Nevada bajo investigación por el accidente había sido emplazada varias veces por choques, conducción peligrosa y la operación de un camión con neumáticos en mal estado.

El conductor de uno de los camiones de la empresa John Davis Trucking Co., con sede en Battle Mountain, Nevada, venció las barreras de contención y se impactó contra dos vagones de doble piso del tren de Amtrak el viernes, en un accidente en el que murió el propio conductor y cinco pasajeros del tren.

Antecedentes penales federales revisados por The Associated Press el domingo mostraron que el Departamento de Seguridad Pública del estado emplazó a la empresa por dos accidentes en los últimos dos años, uno de ellos en febrero del 2010 en el que una persona resultó herida en el Condado de Washoe.

Durante una inspección efectuada en enero, las autoridades detectaron que uno de los tractocamiones de la compañía tenía las llantas tan gastadas que consideraron al vehículo un peligro inminente para la seguridad pública.

___

Burke informó desde San Francisco.