Medios de comunicación surcoreanos indicaron el lunes que uno de los principales porteros de la liga local reconoció su participación en el escándalo de arreglo de partidos.

La agencia de noticas Yonhap citó a un funcionario de la liga de Corea del Sur que dijo que el portero confesó a las autoridades que había arreglado los resultados de varios partidos de la temporada pasada mientras jugaba para los Dragones de Chunnam en la primera división surcoreana.

El jugador no ha sido identificado de manera oficial, pero agencias de noticias de Corea del Sur informaron que se trata del portero del equipo Jeonbuk Hyunday, Yeom Dong-Gyun, quien jugó para la selección surcoreana sub-23.

A principios de este mes, la Asociación de Fútbol de Corea del Sur expulsó de por vida a 10 jugadores que presuntamente participaron en el arreglo de resultados.

Entre ellos estaba Kim Dong-hyu, del equipo militar Sangju Sangmu, que había participado en seis partidos con la selección nacional. Kim es el jugador más conocido que hasta el momento ha sido implicado en el escándalo.

Los jugadores al parecer recibieron dinero por parte de apostadores para ayudar a que sus equipos perdieran algunos partidos.

Kim fue arrestado a principios de este mes porque presuntamente presentó a otros futbolistas con quienes "arreglan resultados" y después apostó grandes cantidades de dinero en páginas de internet de apuestas ilegales. De ser hallados culpables, los jugadores enfrentarían condenas de hasta siete años de cárcel.

Un ex jugador de la liga coreana que supuestamente trabajó como corredor de apuestas fue hallado muerto este mes en un aparente suicidio.

Ocho de los jugadores expulsados de por vida jugaban para el mismo equipo, el Daejeon Citizen.

Un undécimo jugador, Kim Jung-kyum, de los Steelers de Pohang, recibió una suspensión de cinco años.