El líder afgano Hamid Karzai descartó hoy pedir ayuda adicional a Washington si la situación empeora en su país tras el inicio este mismo año de la retirada de soldados de EE.UU. anunciada el miércoles por el presidente Barack Obama.

"No lo haré", dijo hoy en una entrevista con la cadena de televisión CNN, en la que señaló que es "responsabilidad del pueblo afgano el proteger a su país y ofrecer la debida seguridad a sus ciudadanos".

Obama anunció esta semana la retirada de 33.000 de sus 100.000 soldados en Afganistán para septiembre de 2012. De esos 33.000 soldados, unos 10.000 volverán a EE.UU. este mismo año.

La retirada se completará en el 2014, según lo aprobado por la OTAN en noviembre del año pasado en su cumbre de Lisboa.

El gobernante afgano indicó que el anuncio realizado por la Casa Blanca es "una señal de que Afganistán se está haciendo cargo de su seguridad y está intentando defender su territorio por sí mismo".

Dijo creer, por lo demás, que EE.UU. y el resto de aliados de Afganistán podrían redoblar sus esfuerzos para impulsar las conversaciones con los talibanes y acabar así con la violencia en el país.

"Mis comentarios no son hostiles ni incendiarios y buscan simplemente que nuestros socios entiendan que el pueblo afgano necesita sentirse seguro, necesita percibir que esta guerra se encamina en una dirección que les permita ver la luz al final del túnel", afirmó.