El partido liberal alemán (FDP), socio minoritario de la coalición de Gobierno de la canciller Angela Merkel, criticó hoy al ministro de Finanzas, el cristianodemócrata Wolfgang Schäuble, por descalificar su plan de rebaja fiscal.

En declaraciones al rotativo "Der Tagesspiegel", el secretario general del FDP, Christian Lindner, cargó contra el veterano político de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller y le conminó a ejecutar la rebaja impositiva.

"Las direcciones del FDP y de la CDU/CSU han dejado claro en los últimos días que queremos descargar (fiscalmente) a las personas con ingresos bajos y medios. Ese es ahora un mandato de trabajo unívoco para el señor Schäuble", afirmó Lindner.

El secretario general de los liberales agregó que el total de la descarga fiscal podría ascender a 9.000 millones de euros, lo que supone la primera cifra concreta que la coalición gobernante apunta en público desde que comenzó a debatirse esta posibilidad hace una semana.

En una entrevista que publica hoy el rotativo "Bild am Sonntag" pero que se avanzó ya ayer, Schäuble calificó de innecesaria y poco viable la rebaja de impuestos y se mostró "algo triste" porque se podría dar la impresión de que Alemania "tiene margen para una rebaja fiscal", algo que a su juicio no es cierto.

"Aconsejo a todos (en la coalición) que no alienten debates que despiertan grandes expectativas y después llevan a grandes decepciones", afirmó.

Por su parte, la portavoz del grupo parlamentario de Los Verdes, Renate Künast, y el presidente de los cristianosociales bávaros (CSU), Horst Seehofer, se mostraron contrarios a una reducción de impuestos, en sendas declaraciones al periódico "Der Tagesspiegel" y a revista "Der Spiegel".

El pasado miércoles el Gobierno reconoció que estaba contemplando una potencial rebaja fiscal, cuya intensidad y plazos se concretarán a lo largo del mes de julio, cediendo así Merkel a una de las principales reivindicaciones del FDP.

El portavoz del Ejecutivo, Steffen Seibert, aseguró que la situación presupuestaria permitía la posibilidad, algo que será observado "intensamente" durante la elaboración de los presupuestos de 2012.

La rebaja impositiva ha sido uno de los principales motivos de roce entre los cristianodemócratas de Merkel y los liberales desde la formación del actual Gobierno de coalición en 2009.

Una eventual descarga fiscal, además del consenso dentro de la coalición, implicará una negociación con socialdemócratas y verdes, ya que las filas de la canciller no tienen la mayoría en el Bundesrat (Cámara alta) que precisa toda cuestión impositiva.