La petrolera estadounidense Chevron espera obtener una producción temprana de 50.000 barriles diarios en su nueva explotación de los bloques Carabobo de la Faja del Orinoco para septiembre de 2012, indicó el presidente de la empresa para África y América Latina, Ali Moshiri.

"Es posible que haya producción para el próximo año. Tendremos 50.000 barriles diarios de producción del bloque Carabobo para septiembre de 2012. Técnicamente estamos listos, pero es necesario tener inversiones", dijo en una entrevista que publica hoy el periódico El Universal.

Moshiri explicó que su empresa tiene la "tecnología y los recursos humanos" para comenzar el trabajo en la empresa mixta que comparte con la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) en la Faja del Orinoco, pero falta el visto bueno de la contraparte venezolana.

Chevron formalizó el 12 de mayo de 2010 la creación de una empresa mixta en la que la petrolera estatal tiene un 60 %.

Consorcios petroleros liderados por Chevron y la española Repsol formalizaron entonces la creación de dos empresas mixtas con PDVSA para la explotación de hasta 800.000 barriles diarios de crudo en los bloques Carabobo I y Carabobo III de la Faja del Orinoco, con una inversión de unos 40.000 millones de dólares en próximas décadas.

Se acordó que la Corporación Venezolana de Petróleo (CVP), a la que está adscrita PDVSA, controlaría el 60 % accionarial en ambas empresas mixtas, mientras que Chevron contaría con un 34 % y Repsol con un 11 %.

Los bloques Carabobo I y Carabobo III conforman un área de unos 55.000 kilómetros cuadrados y están ubicados en el oriente venezolano, que tiene reservas calculadas en al menos 234.000 millones de barriles de crudos pesados y extrapesados, las mayores del planeta.

El presidente de la zona de Chevron comentó que viajó a Caracas precisamente para discutir los detalles del arranque de la empresa con el ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, y acordar, por ejemplo, cuáles serán los contratistas o de dónde procederá el dinero de las inversiones.

"PDVSA es muy fuerte y tiene suficiente financiamiento y hay buenas relaciones entre PDVSA y Chevron. Y ahora es el momento de tomar la decisión de cómo vamos a hacerlo. Es lo único que falta", destacó.

Moshiri aseguró, además, que tras los 50.000 barriles iniciales, su empresa será capaz de elevar la extracción de 50.000 a 100.000 barriles "cada dos años".

El responsable de Chevron aseguró que el nuevo impuesto de las ganancias exorbitantes decretado por el presidente, Hugo Chávez, no afectará los proyectos actuales de Chevron.

Sin embargo, reconoció que la petrolera tendrá que tener en cuenta para acciones futuras la norma aprobada a finales de abril y que prevé alícuotas en mayores porcentajes que las actuales para las empresas petroleras que operan en el país cuando haya precios "exorbitantes" de crudo.

"Para el futuro, cuando queramos tomar una decisión sobre Venezuela, consideraremos este impuesto a las ganancias y veremos si es competitivo o no con otros desarrollos", subrayó.