El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, dijo hoy que el Gobierno tiene todavía 18 meses de legislatura ante sí. "Se lo he dicho a nuestros opositores, buscamos realizar juntos las reformas que necesita el país" y les animó a pensar "si nuestra oferta no vale la pena".

Berlusconi, que se dirigió hoy en un mensaje a sus seguidores, los Promotores de la Libertad, pidió a la oposición que colabore porque "nuestro gobierno continuará hasta el fin de la legislatura y abordará las reformas necesarias para el bien de nuestro país".

"El diálogo con la oposición es mi esperanza, al menos sobre la reformas más importantes y la he invitado con un fuerte espíritu constructivo", sostuvo.

Berlusconi aseguró que mantendrá todos sus compromisos en el interior y exteriores de Italia.

Se refirió a la reforma fiscal de la que dijo "se debería realizar y entrar en vigor al término natural de esta legislatura".

Y a pesar del revés recibido en el último referéndum, Berlusconi, dijo que cuenta "con una mayoría políticamente menos numerosa, pero más fuerte y cohesionada y capaz de aprobar las reformas que por mucho tiempo los opositores internos han impedido hasta presentarlas en el Parlamento".

Se refería Berlusconi a reformas como "fiscalidad, justicia, arquitectura institucional del Estado, que estaba escritas en el programa aprobado por nuestros electores y que son importantes para nuestro país".

"Con la reunión del Consejo Nacional del Pueblo de la Libertad -dijo- se debe iniciar una nueva fase en la vida de nuestro movimiento", afirmó.

"Estoy convencido de que también el secretario del Pueblo de la Libertad que será elegido el primero de julio asumirá la responsabilidad que hasta hoy era de tres coordinadores generales, podrá contar con vuestro apoyo concreto, que merece". refirió.

Debilitado por su derrota en las municipales, el jefe del gobierno italiano, Silvio Berlusconi, remodeló la estructura dirigente de su partido Pueblo de la Libertad (PDL) y cedió las riendas a su ministro de Justicia, Angelino Alfano.