El expresidente de Honduras Manuel Zelaya presidirá mañana la asamblea del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), en la que definirán si se convierten en una alianza o partido político para exigir una Constituyente.

Uno de los dirigentes del FNRP, Rafael Alegría, dijo a Efe que unos 1.500 delegados de todo el país participarán en la asamblea que el Frente celebrará en un colegio público de educación media en Tegucigalpa.

Agregó que en la asamblea la Resistencia Popular, a la que definió como la primera fuerza social que hay en el país, se definirá si se organizan en un partido, en una alianza, movimiento o brazo político, en el que tienen participación sectores de diferente pensamiento político.

La asamblea será la primera que presidirá Zelaya, quien fue derrocado el 28 de junio de 2009 cuando promovía una consulta popular para reformar la Constitución, pese a que la ley se lo impedía.

El exgobernante regresó a su país el 28 de mayo pasado junto con algunos de sus exministros, como parte del Acuerdo de Cartagena que suscribió con el presidente hondureño, Porfirio Lobo, tras la mediación de los gobiernos de Colombia y Venezuela.

La mediación de Bogotá y Caracas propició, además, el regreso el pasado 1 de junio de Honduras a la Organización de Estados Americanos (OEA), que suspendió al país centroamericano tras el golpe de Estado a Zelaya.

La asamblea del FNRP, según indicó Alegría, ha sido empañada por la decisión de un juez de Tegucigalpa que le ordenó arresto domiciliario y una millonaria fianza al exministro de la Presidencia Enrique Flores, por presuntos actos de corrupción durante el Gobierno de Zelaya.

Esa fianza, de 27 millones de lempiras (1,4 millones de dólares) "es como la deuda externa, impagable", ironizó por su parte el subcoordinador del FNRP, Juan Barahona, quien considera que el fallo contra Flores "es una barbaridad jurídica".

Flores es miembro del comité político del FNRP, movimiento que surgió tras el golpe de Estado de junio de 2009, cuando a Zelaya le restaban siete meses para concluir su mandato constitucional de cuatro años.

El exministro de la Presidencia calificó el fallo en su contra como un "sicariato judicial", y al igual que Zelaya considera que se ha violado el Acuerdo de Cartagena suscrito el 22 de mayo pasado en la ciudad colombiana de Cartagena.

Para verificar el proceso judicial contra Flores, el pasado jueves llegó a Tegucigalpa una representación de la Comisión de Seguimiento de la Comisión de Verdad, integrada por funcionarios de Colombia y Venezuela, que ese mismo día se reunió por separado con Lobo, Zelaya y el exministro de la Presidencia.

Oficialmente no se supo con quiénes más se reunieron los enviados de Bogotá y Caracas, que ayer regresaron a sus países, según informaron hoy medios locales de prensa.

En opinión de Rafael Alegría, los acuerdos que se alcancen mañana en la asamblea del FNRP serán dados a conocer por Zelaya el próximo día 28, cuando se recordará el segundo año de su derrocamiento.

De la asamblea dependerá si el FNRP se convierte en un movimiento que participe en las elecciones generales de noviembre de 2013, de las que saldrá el sucesor de Porfirio Lobo el 27 de enero de 2014.