Kawhi Leonard es la clase de jugador que les gusta a los Spurs de San Antonio: un tipo con personalidad que defiende bien y llega desde una universidad ganadora. Lo extraño fue cómo lo adquirieron.

Para quedarse con el ala pivote de 1,97 metros en el draft de esta semana, los Spurs tenían que mejorar su turno de selección. Para ello, tuvieron que desprenderse del base suplente George Hill, un favorito del entrenador Gregg Popovich a quien se consideraba una futura estrella del equipo.

Fue quizás la transferencia más importante de los Spurs en un draft desde 1997, cuando tenían el primer turno de selección y escogieron a Tim Duncan.

"Supongo que encajé justo en sus planes", dijo Leonard el sábado.

Por más que los Spurs iniciaron la temporada pasada como uno de los equipos más anotadores y ganaron 61 partidos, Popovich se quejaba con frecuencia de que la defensa no jugaba al nivel al que San Antonio estaba acostumbrado.

Los Spurs consideran a Leonard parte de la solución. El ex astro de los Aztecs de San Diego State promedió 10,6 rebotes por partido la temporada pasada y llegó a ser comparado con el rey de los rebotes Dennis Rodman por su dedicación a perseguir los balones sueltos.

"Trato de buscar todos los rebotes, como Dennis Rodman. El a veces terminaba con 20 rebotes, yo logré 20 rebotes una noche", dijo Leonard. "Simplemente demuestra la pasión que tenemos del lado defensivo y cuánta energía le damos al equipo".

Además de Leonard, los Spurs seleccionaron en el draft al perimetral de Texas Cory Joseph y a tres jóvenes jugadores extranjeros.