Un nuevo informe dado a conocer el sábado señala que se ha logrado poco para terminar la relación entre corrupción y el conflicto en Afganistán a pesar de una década de esfuerzos militares encabezados por Estados Unidos.

El informe de 46 páginas del Grupo de Crisis Internacional ofrece un aleccionador análisis de una cultura de la corrupción en Afganistán que incluye la colusión con el Talibán en altas esferas del gobierno.

El documento agrega que la violencia y miles de millones de dólares en ayuda internacional han vuelto ricos a funcionarios del gobierno e insurgentes por igual. El resultado es una economía cada vez más dominada por lo que el reporte llamó una "oligarquía criminal de empresarios políticamente conectados".

El informe se conoce días después de que el presidente Barack Obama buscó subrayar los triunfos militares en Afganistán. Dijo que retiraría a 10.000 soldados estadounidenses este año de territorio afgano y otros 23.000 para finales del verano de 2012. Obama no habló sobre corrupción.