El gobierno de Libia acusó el sábado a la OTAN de matar a 15 personas en un ataque aéreo que afectó un restaurante y una panadería en el oriente del país, aunque la alianza afirmó que no había indicios de que hubiera causado bajas civiles.

El régimen de Moamar Gadafi reiteró su protesta vehemente contra este tipo de incursiones que dice han causado bajas civiles, en medio de una revuelta que ha devenido en guerra civil después de cuatro meses.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte asegura que hace todo lo posible para evitar muertes entre la población.

Un funcionario castrense, citado por la agencia noticiosa estatal Libia, dijo que aviones de la OTAN atacaron el sábado un número de lugares civiles, entre ellos un restaurante y una panadería, en la localidad de Brega, donde hay una refinería.

El oficial dijo que 15 civiles perecieron y 20 resultaron heridos en el ataque. La agencia noticiosa JANA también afirmó que cinco pobladores fueron muertos el viernes en Brega.

El capitán Rob Leese, de la sede de operaciones de la OTAN en Nápoles, dijo que los cazas de la alianza acertaron en diversos objetivos en las inmediaciones de Brega, pero rechazó que hayan muerto civiles.

"No tenemos indicios de bajas civiles en relación a estos ataques", afirmó. "Según nuestra información, las fuerzas de Gadafi ocupaban y utilizaban los edificios atacados para preparar ataques contra civiles en los alrededores de Ajdabiya".

La OTAN reconoció por segundo día consecutivo que lanzó ataques múltiples contra la localidad petrolera estratégica. La alianza dijo el viernes que atacó varios lugares de comando militar cerca de Brega, escenario de frecuentes choques entre insurgentes y las fuerzas de Gadafi.

El organismo dijo el viernes que las fuerzas del gobierno se movilizaron a edificios en una zona abandonada de Brega y comenzaron a utilizarlos como recintos militares para lanzar ataques contra civiles, lo cual pone en peligro las ciudades que controlan los rebeldes, como Ajdabiya y Bengasi.

Las informaciones sobre las muertes de civiles han suscitado ira entre la población libia que vive en el occidente del país, la región que controla Gadafi.

Las imágenes de pobladores muertos, entre ellos niños, son difundidas con frecuencia en manifestaciones a favor del gobierno y en la televisión estatal. El gobierno llama "mártires" a los caídos en los ataques de la OTAN.

___

Los corresponsales de The Associated Press Slobodan Lekic en Bruselas y Raphael G. Satter en Londres contribuyeron con este despacho.