Una pareja israelí confesó haber robado objetos del campo conmemorativo del exterminio de judíos a manos de los nazis, Auschwitz-Birkenau, y ambos fueron castigados con una sentencia de prisión suspendida y una multa, dijeron funcionarios el sábado.

La pareja fue arrestada el viernes en el aeropuerto de Cracovia cuando viajaba a Israel después de que guardias fronterizos les encontraron algunos artículos antiguos, incluidos cuchillos, tijeras y cucharas, en una bolsa de plástico dentro de su equipaje, dijo a la AP Bartosz Bartyzel, vocero del sitio memorial.

El hombre de 60 años y la mujer de 57, cuyos nombres no fueron revelados, dijeron que tomaron los objetos del campo conmemorativo, señalaron funcionarios. La policía los llevó de regreso al sitio y la pareja indicó un lugar en Birkenau donde se almacenaron durante la Segunda Guerra Mundial pertenencias robadas a quienes murieron en los campos de concentración, señaló a The Associated Press el portavoz principal del memorial, Jaroslaw Mensfelt.

"Podemos suponer con seguridad que los objetos que robaron eran originales, de esa época", agregó Mensfelt.

El fiscal Mariusz Slomka dijo a la prensa polaca que la pareja confesó haber robado los objetos, que tienen un valor histórico, y recibió una sentencia suspendida y una multa, cuya suma no especificó Slomka. La pareja está libre y puede regresar a Israel, añadió Slomka.

Mensfelt dijo que el mes pasado un turista francés de 51 años, detenido en el aeropuerto de Cracovia, llevaba en su equipaje alambre de púas de una cerca que rodea el sitio conmemorativo. Fue dejado en libertad porque el alambre era contemporáneo.

En otro caso, una corte pidió a la fiscalía retomar el caso contra dos maestros canadienses que el año pasado robaron tornillos de vías férreas históricas que conducen a Birkenau. Inicialmente, los fiscales no consideraron suficientemente grave el delito y detuvieron su investigación. Pero el personal del campo conmemorativo apeló contra esa decisión en la corte.

En el caso más notorio de robo en Auschwitz, un hombre sueco y cinco polacos fueron condenados y sentenciados a prisión por robar y dañar en el 2009 un letrero de Auschwitz que decía "Arbeit Macht Frei" (El trabajo nos hace libres).