Algarabía, champaña, cantos y danzas en el Greenwich Village de Manhattan celebraron la legalización del matrimonio homosexual en el estado.

Nueva York es el sexto estado de la unión, y el más grande hasta la fecha, en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El gobernador demócrata Andrew Cuomo firmó el proyecto poco antes de la medianoche del viernes, casi 42 años después que nació el movimiento por los derechos gay en medio de violentos encuentros entre policías y activistas en el bar Stonewall Inn.

Cientos de personas que se reunieron en el bar y las inmediaciones estallaron en celebración después que el Senado de mayoría republicana aprobó el proyecto.

Scott Redstone y Steven Knittweis, su pareja durante 29 años, se abrazaron. El primero le dijo al otro: "¿Te casarías conmigo?", a lo que Knittweis respondió "¡Por supuesto!"

El maestro Eugene Lovendusky, de 26 años, dijo que espera casarse algún día ahora que se aprobó el proyecto. "Estoy asombrado y orgulloso de que el Senado de Nueva York finalmente se pusiera del lado correcto de la historia", comentó.

Después repitió un cántico que había entonado durante una protesta la noche anterior en un evento de recaudación de fondos para el presidente Barack Obama: "Soy alguien. Merezco plena igualdad".

Alex Kelston, de 26 años, que trabaja en finanzas en Manhattan, dijo que al oír la noticia tomó un taxi para ir al bar. "Este es el lugar donde empezó el movimiento y es un modo de cerrar el círculo y celebrar la plena igualdad de los homosexuales en Nueva York", afirmó.

Los enfrentamientos de Stonewall el 28 de junio de 1969 ayudaron a encender el movimiento por los derechos de los homosexuales. Los activistas gay esperaban una votación favorable esta semana en Nueva York para revertir los reveses sufridos recientemente en otros estados.

El arzobispo de Nueva York, Timothy Dolan, y obispos de todo el estado emitieron una declaración en la que condenan la aprobación de la ley, diciendo que están "profundamente decepcionados y preocupados".

"Nuestra sociedad debe reconquistar lo que parece haber perdido, un verdadero entendimiento del significado y el lugar del matrimonio, revelado por Dios, arraigado en la naturaleza y respetado por los principios fundadores de la nación", dijo la declaración.

El alcalde Michael Bloomberg, que promovió el proyecto, ofrecía una conferencia de prensa sobre el presupuesto municipal cuando la titular del Concejo Municipal, Christine Quinn, lo interrumpió para anunciarle la aprobación.

El salón estalló en aplausos de otros legisladores y personal auxiliar, cuando Quinn, la primera persona homosexual que ocupa el cargo, abrazó a sus colegas y sonrió con lágrimas en los ojos.

"Es difícil describir el sentimiento de que cambie la ley de tu estado para decirte que eres un miembro pleno del estado y que tu familia es tan buena como cualquier otra familia", afirmó.