Once personas murieron después de que un grupo rebelde presuntamente aliado del gobierno de Sudán atacó un poblado de Sudán del Sur, dijo el sábado un funcionario, en momentos en que ha continuado la violencia en las áreas disputadas por ambos estados.

La violencia se ha intensificado de cara a la independencia formal de Sudán del Sur el próximo mes.

Domenic Deng, un comisionado de Sudán del Sur, señaló que ocho miembros de los rebeldes y tres soldados sudaneses del sur murieron en un ataque ocurrido por la mañana contra Turalei.

En Turalei se encuentran decenas de miles de personas que han sido desplazadas de sus viviendas en la región de Abyei, disputada por el norte y el sur, luego de una invasión del ejército de Sudán.

El mes pasado Deng dijo que más de 40.000 personas habían llegado a Turalei, un poblado ubicado justo al sur de Abyei. Agregó que al menos 80.000 personas han huido de Abyei, una zona invadida por Sudán a finales de mayo.

El coronel Philip Aguer, un vocero militar de las fuerzas armadas de Sudán del Sur, dijo que los ataques son parte de un plan por parte del norte parta apoderarse de áreas ricas en petróleo en el sur antes de que obtenga su independencia.

"Ellos quieren crear por la fuerza una frontera de facto entre el norte y el sur debido a que no se ha demarcado físicamente la frontera", indicó Aguer.

El ataque del sábado fue realizado presuntamente por rebeldes aliados del general Peter Gadet, quien desertó del Ejército Popular de Liberación de Sudán (del Sur), señaló Deng, afirmando que Gadet está en la nómina del gobierno de Jartún.

"El ataque fue de hecho contra Turalei. Y su intención es invadir Turalei y capturarla para convertirla en un centro de operaciones", agregó.

"Todas las ofensivas están pensadas realmente considerando la separación en el 9 de julio", apuntó Deng.

El norte y sur de Sudán terminaron en el 2005 una guerra civil de más de dos décadas de duración, que costó más de dos millones de vidas, con un acuerdo de paz que prometieron a Abyei y al sur un voto de autodeterminación.

El sur decidió en enero por votación abrumadora separarse y convertirse en una nación independiente el 9 de julio.