El primer ministro japonés, Naoto Kan, recibió hoy las recomendaciones de un grupo de trabajo gubernamental para reconstruir las zonas afectadas por el terremoto del 11 de marzo, en las que pide que se cambie el urbanismo de los lugares devastados.

El Consejo para el Diseño de la Reconstrucción propuso a Kan que el Gobierno aumente algunos impuestos temporalmente para sufragar los gastos de la reconstrucción en la región noreste de Japón, la más afectada por el tsunami.

El panel, encabezado por Makoto Iokibe, presidente de la Academina Nacional de Defensa, pidió que la reconstrucción se haga pensando en un nuevo tsunami de gran magnitud y que se alejen los centro urbanos de la costa y se construyan muros antimaremotos.

Iokibe dijo también que "cuanto más seria sea una crisis, más tienen que cooperar el partido del Gobierno y la oposición", en referencia a las diferencias existentes en el Parlamento nipón sobre la gestión del desastre y la crisis de la planta nuclear de Fukushima, informó la agencia local Kyodo.

Kan respondió que se implicará en la reconstrucción poniendo en práctica la mayoría de las propuestas presentadas.

El grupo de trabajo propuso convertir partes de la región nororiental más afectadas en zonas económicas de régimen especial, lo que permita un mayor desarrollo económico y atraiga inversión.

El panel de 15 miembros, entre los que se encuentran el arquitecto Tadao Ando o el vicepresidente de Sony, Ryoji Chubachi, propone desarrollar las energías alternativas y convertir la zona en un semillero de empresas de alta tecnología.

En cuanto al accidente de Fukushima, instó a que se publique información fiable y se provea ayuda a las familias afectadas, así como que se pongan todos los esfuerzos en controlar los inestables reactores lo antes posible.