El vicepresidente colombiano, Angelino Garzón, rechazó hoy el llamado a juicio en Ecuador de altos mandos militares y de Policía colombianos por el bombardeo a un campamento de las FARC en 2008 y señaló que su defensa "es un deber de Estado".

"Acción contra las FARC donde murió 'Raúl Reyes' fue una decisión de Estado por lo tanto la defensa de nuestros Generales es un deber de Estado", dijo Garzón a través de un mensaje desde la red social Twitter.

Garzón se sumó así a la defensa del director de la Policía, general Óscar Naranjo, y de los generales retirados Freddy Padilla (excomandante de las Fuerzas Militares), Mario Montoya (excomandante del Ejército), Jorge Ballesteros (excomandante de la Fuerza Aérea), Guillermo Barrera (excomandante de la Armada) y el coronel Camilo Álvarez (Inteligencia de la Policía).

Por su lado, el comandante del Ejército colombiano, general Alejandro Navas, expresó a través de Twitter su "incondicional solidaridad y apoyo al mando militares y policial de la Operación Fénix ante tan ilógica decisión".

Ayer, el Gobierno colombiano rechazó "categóricamente" el llamado a juicio a mandos militares y policiales colombianos por una corte de Sucumbíos (Ecuador) con relación a una operación en la que en marzo de 2008 se atacó un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en territorio ecuatoriano.

En un comunicado leído por la ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín, expresó que el país andino "desestima las acciones y la competencia de autoridades judiciales extranjeras en contra de quienes libraron una operación legítima en defensa de la seguridad nacional y de la población civil".

Por ese ataque, Ecuador rompió relaciones diplomáticas con Colombia, pero a finales de 2010 y ya con Juan Manuel Santos como presidente colombiano, los dos países las restablecieron.

Ayer, la Sala Única de la Corte de Justicia de la provincia de Sucumbíos llamó a juicio a mandos militares y de la Policía de Colombia.

En la Operación Fénix murieron 26 personas, entre ellas el vocero internacional de las FARC, "Raúl Reyes"; el ecuatoriano Franklin Aisalla y cuatro universitarios mexicanos.

El pasado 30 de marzo, la Corte de Sucumbíos sobreseyó del caso al presidente Santos, que para la época de la operación era el ministro de Defensa del Gobierno de su antecesor, Álvaro Uribe.