China "está dispuesta" a comprar obligaciones del Estado húngaro y a conceder un crédito de 1.000 millones de euros al país centro europeo, afirmó hoy en Budapest el primer ministro del gigante asiático, Wen Jiabao.

En rueda de prensa tras reunirse en la capital magiar con su homólogo húngaro, Viktor Orbán, el jefe del Gobierno chino no precisó sin embargo la cantidad de los bonos de deuda que Pekín adquiriría.

Con respecto al préstamo ofrecido al país centroeuropeo, lo enmarcó en un plan de fomento de "las inversiones mutuas entre los dos países" y señaló que la suma será asegurada por el Banco Chino de Fomento.

Además, Wen aseguró que China "está dispuesta a cooperar con la Unión Europea", en estos momentos en que "la crisis se extiende" y requiere, para frenar sus posibles efectos negativos en otras partes del mundo, "reforzar la economía".

Hungría, país que ostenta hasta fines de mes la presidencia rotativa de la Unión Europea, es la primera escala de una gira del alto mandatario chino por Europa.

Se espera que la crisis en varios miembros de la zona euro, y especialmente la crítica situación de Grecia, sean tratados por Wen, dado que hace una semana un informe del Banco Popular de China (central) expresara el temor a que la crisis de deuda soberana europea se mantenga o incluso se extienda.

El jefe del Gobierno chino dijo esperar un diálogo "sincero" en su viaje por Europa, para "reforzar la cooperación", manifestó su confianza en "el desarrollo de la economía europea"" y recordó que su país es un inversor a largo plazo en los mercados europeos.

"Consecuentemente", China apoyará tanto a la UE como al euro, aseguró, al tiempo que expresó el reconocimiento de Pekín por los esfuerzos de los europeos para hacer reformas y coordinar sus políticas económicas con el fin de superar la crisis.

También resaltó que China otorga especial importancia a Hungría como socio y anunció que en Budapest establecerá un centro logístico para la región.

Añadió que ambos países quieren multiplicar hasta 2015 el valor del comercio que realizan y que actualmente es de uno 10.000 millones de dólares.

Por su parte, Orbán afirmó que la compra de obligaciones del Estado por parte de China, así como el citado préstamo, son medidas que significan "una ayuda histórica" para Hungría, pues gracias a ellas, a medio plazo "desaparecen" las inseguridades en la financiación del país.

Es muy importante para el país y significa "una seguridad", insistió el primer ministro magiar.

Las exportaciones húngaras hacia China totalizaron en 2010 los 1.187 millones de euros, mientras que la importaciones fueron de 4.783 millones de euros, según la Oficina Central de Estadísticas húngara.

Desde la caída del telón de acero hasta fines de 2010, las inversiones chinas alcanzaron los 60.000 millones de euros en Hungría, un 3 % del total de las inversiones extranjeras.

Wen tiene previsto viajar esta tarde a Londres, antes de finalizar su gira europea en Alemania.