La ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, secuestrada por la guerrilla colombiana durante más de seis años, se sumará a una protesta encabezada por las madres de dos estadounidenses que exigen la liberación de sus hijos detenidos en Irán por supuestas actividades de espionaje.

La ex rehén colombiana confirmó el sábado en un correo electrónico enviado a The Associated Press que "en efecto la mamá de Josh Fattal (Laura Fattal) me solicitó apoyo para pedir por la libertad de su hijo".

"Desde mi liberación en 2008 he movilizado mis esfuerzos en la lucha por la liberación de cualquier persona víctima de habérsele arrebatado su libertad", agregó.

Fattal, de 29 años, junto a Shane Bauer, de 28 años, fueron detenidos en julio de 2009 por autoridades iraníes luego de haber incursionado en territorio de ese país.

Los familiares siempre han desmentido las acusaciones de que los jóvenes norteamericanos se encontraban desarrollando tareas de espionaje y han sostenido, por el contrario, que estaban practicando senderismo en las montañas del Kurdistán iraquí y cruzaron, sin advertirlo, la frontera con Irán.

"Dios quiera que esta acción permita sensibilizar los corazones de aquellos que han hecho del caso de Josh y Shane un medio de presión política", dijo Betancourt.

Agregó que "se han ensañado contra ellos por su nacionalidad y su origen religioso, en un país donde, como en otros por desventura, el odio y el fanatismo se han convertido en política de Estado".

Betancourt se unirá a la huelga de hambre que mantendrán por cinco días las madres de los soldados estadounidenses.

La protesta se da a semanas de que en Irán se lleve a cabo la segunda audiencia del juicio contra los ciudadanos estadounidenses.

Betancourt, de 49 años, fue secuestrada el 23 de febrero de 2002 en una zona del sur del país por las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y rescatada por las fuerzas Armadas colombianas junto con tres contratistas estadounidenses y 11 uniformados el 2 de julio de 2008.