Al menos diez personas murieron y otras 24 resultaron heridas en un atentado perpetrado con bicicleta bomba en la provincia de Kunduz, en el norte de Afganistán, informó hoy un comunicado del Ministerio del Interior afgano.

En un primer momento, las autoridades afganas informaron de que el ataque, que tuvo lugar ayer a media tarde en el distrito de Khanabad, había dejado solo dos víctimas mortales, aunque el número ha ido creciendo con el paso de las horas.

Las víctimas del ataque fueron casi todas civiles, ya que solo un policía murió y uno más quedó herido por la deflagración, según explica la nota oficial.

Entre los nueve muertos civiles hay una niña de diez años.

La bicicleta fue detonada frente a un puesto de helados y, según testigos citados por la agencia afgana AIP, el atentado tuvo lugar en una plaza que habitualmente está ocupada por la Policía.

Los talibanes han negado tener ninguna responsabilidad en el ataque.

"De acuerdo a nuestra información, este incidente se debe a una hostilidad personal entre Rahim y Halim, oficiales (del Gobierno afgano) de la provincia de Kunduz", declaró a Efe el portavoz talibán Zabiulá Muyahid.

Pese a estar situada en el norte de Afganistán, habitualmente menos convulso que el resto del país, la provincia de Kunduz ha experimentado en los últimos años un gran deterioro de la seguridad. Este es el ataque más sangriento en Afganistán desde que EEUU anunció hace dos días su plan para el inicio de retirada de las tropas, que prevé la salida de 33.000 soldados estadounidenses en los próximos 15 meses.