El bateador designado Ben Francisco pegó sencillo para remolcar la carrera de la diferencia cuando había dos outs en el noveno episodio y llevó a los Filis de Filadelfia a una victoria por 1-0 sobre los Atléticos de Oakland.

El duelo se caracterizó porque ambos abridores novatos, Vance Worley, por los Filis, y el venezolano Guillermo Moscoso, por los Atléticos, lanzaron hasta el sexto episodio sin permitir imparable ni carrera.

La última vez en que dos serpentineros lo lograron fue el 13 de junio del 2010, con el zurdo de los Cachorros de Chicago, Ted Lilly, y el derecho de los Medias Blancas, Gavin Floyd.

Francisco, que en un solo viaje a la caja de bateo, pegó una vez, remolcó la carrera del triunfo al pegar sencillo al jardín izquierdo para mandar a la registradora al guardabosques Shane Victorino.

El triunfo fue para el cerrador Michael Stutes (3-0) en una entrada, ponchando a dos.

La derrota la cargó el cerrador Brian Fuentes (1-2) en ocho entradas, permitió dos imparables, una carrera, y regaló una base.