El director de la Organización Nacional para los Derechos Humanos de Siria, Ammar Qurabi, denunció hoy que continúan las detenciones arbitrarias en el país y el despliegue de tropas en distintos lugares, mientras se esperan este viernes nuevas protestas contra el régimen de Bachar al Asad.

"A pesar de la amnistía anunciada en decretos presidenciales, las fuerzas de seguridad sirias siguen llevando a cabo una campaña de arrestos masivos en varias provincias", denunció en un comunicado la Organización Nacional para los Derechos Humanos siria.

La organización identificó decenas de personas que fueron arrestadas en los últimos quince días, algunos de ellos ayer, jueves, y denunció que centenares más sin identificar han sido arrestadas por las fuerzas de seguridad.

En la población sureña de Yasem, en la provincia de Deraa, la Policía detuvo a un número no determinado de comerciantes que se negaron a abrir a abrir las puertas de sus tiendas con motivo de una huelga general convocada por grupos de la oposición.

En Deraa, donde se han registrado intensas protestas políticas desde mediados de marzo, la "huelga general fue exitosa y continúa hasta el momento", agrega el comunicado firmado por Qurabi, que reside en El Cairo desde hace varias semanas y recibe información del interior de Siria.

La nota también dijo que la localidad de Nemer, en la misma provincia de Deraa, está "ocupada por militares", que se han desplegado en distintos puntos de esa ciudad y controlan casi todos los accesos con carros de combate y vehículos blindados.

Algunos jóvenes fueron detenidos y puestos después en libertad "después de graves torturas", agregó el comunicado.

"Nuestra organización recibe informaciones muy preocupantes que afirman que las autoridades de Siria torturan a gran escala", insiste la nota.

Mientras tanto, en la ciudad libanesa de Trípoli, en el norte del país, la Policía y el Ejercito han adoptado estrictas medidas de seguridad en previsión de manifestaciones en apoyo al pueblo sirio.

El viernes pasado, en esa ciudad libanesa, siete personas murieron y 59 resultaron heridas por choques entre grupos rivales que estaban a favor y en contra del régimen de Bachar al Asad.

Desde que estallaron las protestas políticas en Siria, al calor de las revueltas en el mundo árabe, centenares de personas han muerto en ese país y miles han sido detenidas por las fuerzas de seguridad.