Sólo 700 personas, entre invitados, artistas y organizadores, participarán de los actos oficiales programados para el 7 de julio próximo en la ciudadela incaica de Machu Picchu por el centenario de su descubrimiento, en estricto cumplimiento de las recomendaciones de la Unesco, informó hoy el Gobierno peruano.

Después de que surgiera la posibilidad de que Machu Picchu pudiera ser incluida en la lista de patrimonio de la humanidad en peligro, la Comisión de Alto Nivel que organiza los festejos fijó en 700 el número de personas que asistirán, entre las que figuran el personal de la transmisión televisiva, los elencos artísticos, la seguridad y encargados de salud, así como los organizadores.

El aforo máximo recomendado para ese lugar es de 790 personas, de acuerdo a la Dirección Regional de Cultura de Cuzco.

El presidente de la Comisión de Alto Nivel, el empresario Ricardo Vega Llona, advirtió: "no podemos ni debemos hacer lo que nos provoca en la ciudadela durante las celebraciones por el Centenario de Machu Picchu, por ello debemos seguir las indicaciones de las autoridades competentes".

Vega Llona confirmó que ha recibido indicaciones para proteger la ciudadela y que su grupo las acatará, teniendo en cuenta que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) ha señalado que deben cumplirse una serie de medidas para no dañar el santuario y que no pierda su condición de Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Para el 7 de julio se han previsto dos actos principales, uno de danza y música en el día y otro de luces y sonido en la noche, que serán transmitidos por la televisora estatal TV Perú y serán realizados sobre los terrenos agrícolas que circundan a la ciudadela arqueológica, pero no en la ciudadela misma.

Según un comunicado del Ministerio de Cultura, del cual depende la comisión organizadora, se estableció un protocolo en la vestimenta de los invitados que prohibirá calzar tacones a las mujeres para preservar la integridad de la ciudadela de piedra, y, en su lugar, se recomendará "usar zapatos con suela de jebe para no dañar Machu Picchu".

Además, el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Sernanp) ha dado el visto bueno a los lugares elegidos para las ceremonias artísticas porque "estarán distantes de las zonas más delicadas del Santuario" y así se evitará "cualquier daño" al mismo, agregó el comunicado oficial.

La seguridad de ese día estará a cargo de 850 policías que serán desplegados, entre el 5 y 9 de julio, hacia la ciudadela y el pueblo de Machu Picchu, la vecina fortaleza de Ollantaytambo y la ciudad del Cuzco, donde también se apreciarán los actos en pantallas gigantes a los que tendrá acceso el gran público.