Miles de sirios salieron de nuevo hoy a las calles para protestar contra el régimen de Bachar al Asad y, de acuerdo con distintas versiones, en las manifestaciones de este viernes ha habido varios muertos.

Las protestas comenzaron al final de los rezos del mediodía, la celebración religiosa semanal más importante para el islam, en medio de fuertes medidas de seguridad en la que participan fuerzas policiales y militares, apoyadas por tanques del Ejército.

La red de noticias opositora Sham denunció que, al menos, una persona murió hoy y dos más resultaron heridas por la represión de las fuerzas de seguridad en el barrio capitalino de Al Qidam.

Otras fuentes de la oposición dijeron que otra persona había fallecido en Al Kisua, a las afueras de Damasco, mientras que en la ciudad central de Homs hubo 15 víctimas, entre muertos y heridos.