El ministro de Finanzas de Grecia presentó el viernes detalles de severos recortes de gastos y alzas de impuestos ante un comité parlamentario, luego de duras negociaciones con los acreedores internacionales del país.

Las medidas serán sometidas a votación en el Parlamento la semana próxima en dos propuestas de ley, las cuales deberán ser aprobadas para que Grecia pueda recibir en julio una importante entrega de sus préstamos de rescate, justo a tiempo para impedir una moratoria de pagos de la deuda que pudiera lastrar a bancos europeos y afectar a otros países del continente en dificultades financieras.

"Ayer fue un día muy desagradable para mí, porque tuve que decir verdades amargas, y tuvimos que llegar a acuerdos sobre medidas muy duras, medidas que también incluyen el elemento de injusticia y el elemento de impuestos excesivos", le dijo el ministro Evangelos Venizelos al panel de asuntos financieros.

Indicó que no podía descartar tener que imponer aún más medidas durante su periodo como titular de finanzas, aunque él y sus viceministros tratarán de asegurarse que no sea necesario.

"No podemos regresar una y otra vez a pedir medidas correctivas, pero no voy a decir que nunca presentaré más medidas mientras sea ministro de Finanzas y esté lidiando con una crisis", dijo.

"Nosotros ... vamos a hacer todo lo humanamente posible para ejecutar el presupuesto y el programa de medio término sin nuevas medidas. Pero el resultado depende del estado en su conjunto, la administración pública, el mercado, el que todos los ciudadanos cumplan con su pago de impuestos", agregó.

La ley de austeridad de 28.000 millones de euros y una ley adicional de implementación serán sometidas a votación el jueves próximo. Enfurecidos por las medidas — que incluyen impuestos más altos para quienes ganan el salario mínimo_, los sindicatos han convocado a una huelga general de 48 horas a partir del martes, durante el debate parlamentario.

Los griegos han enfrentado además apagones intermitentes durante días, debido a huelgas de los trabajadores de la compañía de electricidad. La empresa presentó una demanda en un tribunal de Atenas el viernes en la que pidió que la huelga sea declarada ilegal, un paso que, de ser aprobado, obligaría a los trabajadores a regresar a sus labores. El tribunal dijo que emitirá su fallo el lunes.

El gremio objeta que la compañía sea privatizada como parte de una gestión para recaudar 50.000 millones de euros por la venta de bienes estatales para el 2015.