Los rebeldes libios mantienen contactos secretos con los opositores al régimen del coronel Muamar al Gadafi en Trípoli, revela hoy la cadena BBC.

Varios miembros del Consejo Nacional de Transición (CNT) en Bengasi han afirmado que mantienen conversaciones secretas a fin de preparar la caída del régimen libio y que estos contactos se realizan a través de Skype y de teléfonos vía satélite.

De acuerdo con la BBC, los rebeldes quieren que la oposición a Gadafi que está en Trípoli participe en la caída del régimen.

Los rebeldes de Bengasi denominan "Los cinco de Trípoli" a los miembros del CNT que cada noche realizan estos contactos con más de cien personas que están en Trípoli, y creen haber encontrado la manera de evitar que el régimen de Gadafi los controle.

Alamin Belhaj, miembro del CNT, cree que las comunicaciones directas a través de Skype y por teléfono son seguras porque hasta ahora nadie ha sido detenido, añade la cadena británica.

"Hablamos cerca de una hora cada noche. La red cubre todos los sectores de la sociedad y todos nos dicen lo que los amigos están pensando, o lo que se dice en las mezquitas y en las calles", afirmó Belhaj en unas declaraciones que divulgó hoy la BBC.

Durante treinta años Belhaj ha mostrado su oposición a Gadafi y es un miembro destacado de la Hermandad Musulmana Libia, establecida primero en Trípoli y después en el exilio en Manchester, norte de Inglaterra.

Según Belhaj, todo indica que las personas que se oponen a Gadafi tienen menos miedo y creen que el régimen se debilita.

"Estamos cien por ciento seguros de que habrá un levantamiento en Trípoli, lo único (por saber) es el momento", agregó.

Otro asunto que los rebeldes tienen en cuenta es fijar planes a fin de evitar un baño de sangre si el régimen llegase a caer.

"Creemos que Gadafi planea algo en caso de que se marche. Y tenemos miedo a los comités revolucionarios (a favor de Gadafi) y a los servicios de seguridad que protegen al régimen. Tenemos que tener un plan exhaustivo para prepararnos ante lo que puede pasar si pierde el poder", resaltó Belhaj.

Los rebeldes tratan de contactar a profesionales, agentes de Policía, miembros del Ejército que aún parecen mantener la lealtad a Gadafi, pero que han manifestado en secreto que cambiarían de bando y aceptarían órdenes del CNT si el coronel se marcha.

"Mucha gente en el Ejército y en la Policía dice ahora que están con Gadafi, pero que estarán con nosotros cuando llegue el momento. Este es el mensaje claro que nos envían", dijo Belhaj.