La Unión Europea aprobó hoy restringir la libre circulación de personas de forma temporal y ante circunstancias excepcionales, como flujos masivos de inmigrantes, que hagan imposible a un estado miembro el control de su frontera, informó a Efe el portavoz de Justicia e Interior del Consejo.

La Comisión Europea presentará en septiembre una propuesta para modificar el reglamento de funcionamiento del acuerdo de la Europa sin fronteras, que establecerá los nuevos supuestos de excepcionalidad al principio de libre circulación.

El bloque liderado por Francia e Italia, junto con Holanda, Bélgica y Dinamarca, defendieron la reintroducción de fronteras nacionales a raíz del éxodo procedente de las revueltas del norte de África.

La UE ha acordado introducir un mecanismo de salvaguarda para hacer frente a circunstancias excepcionales que pongan en peligro el funcionamiento general de la cooperación de Schengen, sin menoscabar el principio de libre circulación, según las conclusiones aprobadas hoy por los líderes europeos.

"Ese mecanismo solo podría ponerse en marcha en situaciones excepcionales y claramente definidas, cuando alguna parte de la frontera exterior sufra una presión inesperada y fuerte o cuando un Estado miembro incumpla sus obligaciones", añade el texto, al que ha tenido acceso Efe.

Antes de proceder a la reintroducción de controles fronterizos, se ofrecerá el apoyo técnico y material de la Agencia de Control de Fronteras (FRONTEX).

Si no es suficiente, y "en última instancia", podría "decidirse autorizar el restablecimiento de los controles", aunque "por un plazo limitado", se matiza.