Las perspectivas de que se solucionen los problemas financieros de Grecia no han salvado a Portugal de nuevos récords en los intereses de su deuda y de otra caída de la bolsa, que jugaba con la cota de los siete mil puntos a media sesión.

Los bonos lusos a diez años, que sirven de referencia en el mercado, se cotizaban con un interés del 11,67 % y 872 puntos base de diferencia con los alemanes, tras haber experimentado un ligero descenso a primera hora de la mañana.

Los títulos a cinco anos subían también hasta el 14,26 %, los de tres años al 15,87 % y los de dos al 14,77 %, con perspectivas de superar otra vez las barreras históricas, del 15 y el 16 por ciento, unos niveles considerados insostenibles por los analistas.

También la bolsa de Lisboa vivía otra jornada a la baja y tras abrir con una subida del 1,16 %, sustentada en las buenas noticias sobre el acuerdo europeo para financiar a Grecia, perdía un 0,3 % a media sesión y se movía en la frontera de los siete mil puntos, aún no rebasada desde el inicio de la crisis financiera.