Una de las consecuencias inevitables de la crisis económica ha sido la depreciación del poderoso dólar. Miles de millones de dólares han salido de la economía de Estados Unidos para buscar fortuna o mejores rentabilidades en otras latitudes. Esto ha causado la caída del valor del dólar.

Por algo dicen que no hay nada más cobarde que el dinero. Pero todo en economía es relativo.

Para los exportadores de EE.UU el dólar devaluado ha sido muy bueno porque sus productos bajan de precio en los mercados internacionales y, en consecuencia venden más.

Un dólar débil empobrece a los ciudadanos como usted y como yo cuando viajamos.

Por ejemplo. En julio del año pasado si viajábamos a Europa podíamos obtener cerca de 80 centavos de Euros por cada dólar. Hoy apenas nos dan 69 centavos. Esto indica que nuestra capacidad de hacer compras en Europa se redujo en casi 14%.

Nos hemos empobrecido en Europa y en general en el resto del mundo porque el dólar ha caído casi en todas partes.

Pero esta no puede ser la única forma de ver nuestra riqueza. Nos empobrecemos en realidad cuando nuestro capital pierde valor o porque perdemos en el empleo. Y a muchos nos ha pasado todo eso en diferentes épocas o en los últimos años.

El valor del dólar frente a otras monedas del mundo es solo una forma de ver el valor del dinero y no necesariamente la que más afecta nuestros bolsillos.

Además, los precios de las monedas son muy volátiles. Hoy el dólar es débil, pero dentro de unos meses la situación puede cambiar. Es difícil de saber. Es realmente impredecible.

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino