Varios explosivos estallaron el viernes de manera casi simultánea en tres ciudades de Mianmar y dejaron al menos dos heridos, informaron fuentes gubernamentales y testigos.

Por el momento las autoridades desconocen quién perpetró los atentados, pero las explosiones son cada vez más frecuentes en Mianmar, donde activistas a favor de la democracia y grupos étnicos se enfrentan con el régimen respaldado por militares.

Un funcionario gubernamental dijo a The Associated Press que una de las explosiones ocurrió cerca de un mercado en la capital administrativa, Naypyitaw, en un área cercana a una zona donde se ubica la mayoría de los nuevos hoteles de la ciudad.

Otra explosión se registró no muy lejos de otro mercado en la segunda ciudad más grande del país, Mandalay. La detonación destruyó un auto e hirió a un agente de tránsito y a otra persona, dijo el funcionario que solicitó permanecer en el anonimato porque no está autorizado para comentar ante los medios.

Aproximadamente 30 kilómetros (20 millas) al norte, una tercera explosión sacudió al poblado de Pyinoolwin, sede de una academia militar, señaló un habitante contactado por teléfono.

Hasta el momento ningún grupo se ha responsabilizado de los ataques. El gobierno culpó a rebeldes de la etnia Karen de los atentados en Naypytaw de este mes y del ataque en mayo en contra de un tren cerca de la capital, incidente que mató a dos personas e hirió a otras nueve.