Autoridades internacionales y la oposición en Libia han elaborado planes detallados para reconstruir la economía y la sociedad del país una vez derrocado Moamar Gadafi, dijeron el viernes diplomáticos británicos.

Los preparativos para la preservación de la ley y el orden, la reanudación de la extracción petrolera y el posible despliegue de fuerzas de paz de las Naciones Unidas para supervisar el alto el fuego fueron examinados durante las conversaciones en mayo.

En el diálogo también se analizó la posible integración de algunos funcionarios, relacionados en la actualidad con el régimen de Gadafi, en un gobierno interino.

Un diplomático británico de alto rango, quien solicito el anonimato para poder revelar los temas discutidos, dijo el viernes que un equipo de funcionarios de Gran Bretaña, Estados Unidos, Italia, Turquía, Dinamarca y otras naciones han analizado durante varias semanas los distintos escenarios con dirigentes de oposición en el este del país norafricano.

"Hemos emprendido el diseño de planes cuidadosos e integrales para los días, semanas y meses posteriores a la salida de Gadafi", expresó el diplomático.

Los planes, que se prevé serán completados la semana entrante, incluyen la propuesta de un calendario para la reanudación de la extracción petrolera en la región oriental de Libia.

Diversas fuentes consideran que existen pocos daños serios en esa zona que dificulten la extracción petrolera, y consideran que los trabajos podrían comenzar tres o cuatro semanas después de la salida de Gadafi del poder.

El equipo también examinó el desarrollo de las instituciones de la sociedad civil en Libia.

Mediante borradores de las propuestas "se informará de las acciones internacionales, que encabezan las Naciones Unidas, en respuesta a las necesidades que ha expresado el pueblo libio", dijo el diplomático.

El Consejo Nacional de Transición de Libia pretende dirigir al país hasta la realización de elecciones presidenciales, un proceso cuya preparación tardará muchos meses, según las previsiones.

El diplomático británico reconoció que las diversas partes tuvieron muy en consideración los fracasos recientes en la concertación de planes para etapas posteriores a un conflicto.

Estados Unidos y Gran Bretaña han recibido severas críticas debido a sus preparativos en Irak para el derrocamiento de Saddam Hussein.

"Hemos aprendido las lecciones de conflictos previos, por esto precisamente Gran Bretaña es la primera en apoyar los preparativos del gobierno libio", señaló el diplomático.