Grupos de defensa de derechos humanos israelíes, palestinos e internacionales exigieron el viernes el fin del trato "inhumano e ilegal" de un soldado israelí que permanece cautivo desde hace más de cinco años en la franja de Gaza.

El integrante de un equipo de tanques de guerra, Gilad Schalit, se encuentra en poder del grupo Hamas desde el 25 de junio del 2006 cuando fue capturado en una incursión en territorio israelí. Hamas ha negado el acceso a visitas de la Cruz Roja y el contacto con sus familiares, por lo que se desconoce su estado de salud.

Las negociaciones para un acuerdo que permitiría la liberación de combatientes palestinos de cárceles israelíes a cambio de Schalit se han estancado.

Entre los 12 grupos que respaldaron el comunicado del viernes se encuentran la organización Human Rights Watch con sede en Nueva York, el grupo israelí B'Tselem y el Centro Palestino por los Derechos Humanos con sede en la franja de Gaza.

Las organizaciones afirmaron que el trato que se da a Schalit "es una violación a la ley humanitaria internacional".